Hola Laura, ¿cuántos años llevas siendo quiromasajista en el SPA del Hotel Tudanca Aranda?

Pues cerca de 1 año y 8 meses, cómo pasa el tiempo!

¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

Lo que más me gusta es darle al cliente el estado de bienestar que está buscando cuando viene a nuestro SPA. Hacerles sentir bien es una sensación inigualable.

Y, ¿lo que menos te gusta?

Es un trabajo que me encanta y en el que me siento muy realizada, no hay nada que no me guste.

¿Qué dudas suelen tener los clientes que llegan al SPA?

Suelen preguntar por la carta de masajes disponibles y también si hay alguna promoción activa en ese momento. La gente suele mirar el bolsillo (risas)

El Hotel Tudanca tiene muchos clientes fieles que año tras año repiten, ¿cuál crees que es el motivo?

Creo que el trato que reciben y la profesionalidad de todo el equipo que trabaja en el Complejo es lo que les hace volver año tras año.

Seguro que en este tiempo has vivido situaciones de todo tipo, ¿recuerdas alguna anécdota que nos puedas contar trabajando en el SPA?

Del SPA privado podría contar un montón de anécdotas, pero soy una tumba (risas). Con lo que me quedo es con las muestras de agradecimiento que nos dan cuando terminamos un tratamiento, es lo que me llevo cuando llego a casa.

¿Tienes alguna manía en tu puesto de trabajo? ¿Algún truquillo para ser más eficiente?

Me gusta tenerlo todo preparado; toallas, materiales, consentimiento… antes de que lleguen los clientes. Esto agiliza mucho el proceso y me lo hace todo más fácil.

El mundo hotelero ha cambiado mucho en los últimos años, ¿ qué cambios crees que tendremos en el futuro de la hostelería y los SPA?

Es importante que las habitaciones estén actualizadas e impecables. En cuanto al SPA creo que sobre todo se avanza en los tratamientos y masajes y es importante estar al día de las últimas tendencias ya que los clientes siempre demandan lo mejor.

Muchas gracias Laura, te dejamos volver al trabajo. Esperamos que hayas estado cómoda durante la entrevista.

Ha sido todo un placer, hasta la próxima!